VERA

Mi nombre es Vera y no me llamo así por casualidad, o quizá sí. Muchos pensarán que es un nombre cualquiera y cierto es que su significado me honra, pero tiene su historia, como casi todo. Mi nombre responde a las iniciales de mi creadora, si investigáis un poquito coinciden a la perfección. Por extraño que parezca, no ha sido un gesto intencionado. Nadie se había dado cuenta hasta que un día una persona muy especial se percató. Coincidencias asombrosas que hacen que la experiencia que ambas hemos emprendido juntas sea aún más especial.

Me gustan la música, los perros, mis hermanas, el balancín que tengo en mi terraza, mi trabajo, el chocolate caliente y darme un baño de los que arrugan la yema de los dedos de vez en cuando, porque se me baja mucho la tensión.

No paro de darle vueltas a la cabeza y a veces creo que lo tengo todo aprendido, pero no, mis pacientes me enseñan cada día, me invitan a asomarme a sus vidas, me permiten participar en la gestión del sufrimiento que les trae hacia mí y gracias a ellos sigo creciendo. Un día me di cuenta de la importancia de conocerse a sí mismo, sin filtros, sin engaños, sin adornos, la importancia de andar por tu mente desnuda y sin peros. Y en ello estoy, descubriendo mientras camino.



74 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo