EL DUELO DE LOS ESCRITORES

Cuando un escritor comienza a escribir una historia lo hace con entusiasmo. Sus personajes lo impulsan a soñar, a expresar lo que tienen guardado en los rincones del alma, a crear… Los relatos se escriben solos, no tenemos que utilizar la mente. Por extraño que parezca, el acto de escribir no es una práctica racional. Las historias nos van envolviendo, nos atrapan, no hay momento para desconectar, siempre las tenemos presentes. El proceso de creación tiene un gran encanto pero nadie habla del final, de lo que un escritor siente cuando su obra acaba. Por un lado se siente una gran satisfacción, las piezas del puzle que acabas de crear encajan, le dan forma a todo lo que tenías guardado, pero la tristeza también nos invade. Nuestros personajes han llegado al final del camino, ya no puedes seguir dándoles vida, su viaje ha terminado y por ende el tuyo. Los escritores sufrimos un período de duelo que solo puede sanar si la magia se mantiene viva en los lectores.


77 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo